Vereda Rambla de Lújar

La ruta de hoy es asequible para todos los públicos excepto el tramo de la vereda de la rambla de lújar ya que es muy técnica ya que bajas unos 450 mts. de altura en poco kilometraje y por un piso que en algunos tramos es de enduro porque son auténticas rocas por las que bajas. Yo en algunos tramos he tenido que echar pié a tierra, sobre todo de la parte final ya que tiene unas curvas extremadamente cerradas y con rocas para mi es muy muy complicado.

El caso es que salgo de torrenueva muy temprano con un tresquito que te erizaba el pelo para salir a los delfines y de ahí por la cañada y subir a la cota 100 por el camino de cañada vargas. El tramo de cota 100 lo hago bastante rápido y salgo al camino del canal en media hora corta para aparecer en la garnatilla aún sin sol, una suerte, ya que en cuanto empiezas a subir ya estas echando los sudores de la muerte. Pues la subida bien hasta el cortijo Alcántara, y me desvío a la izquierda para ir por donde el otro día fue el castañazo de Toni a examinar el terreno. La rodadora es la leche y como coge en curva puede ser el porque… jeje, en fin, sigo hasta el comienzo del parque eólico y un par de ciclistas se me pegan atrás pero parece que el esfuerzo lo han pagado porque se han quedado…. y quedaaaado …. y quedaaaaado atrás y los he perdido, y es que la subida es la pera, el camino comienza a subir y a subir… y se hace pesadilla. Arriba un par de fotos y cojo la vereda, que en un principio está de escándalo, muy inclinada pero ciclable 100% hasta que cogemos la curva y ya empieza a estar regular porque hay mucha gayumba porculera que te tira de la bici y te tienes que bajar, si no estuviese se podría hacer del tirón.

El camino en algunos tramos se confunde porque hay muchos caminos de cabras que te lían, de hecho yo me he perdido y he tenido que volver atrás para enganchar el camino. Desde ese tramo comienza lo “bueno”, un empedrado espectacular, un kilómetro y medio o dos mas o menos que se hacen interminables de piedra y roca que te hacen probarte y que estés pendiente con los 5 sentidos a prueba. A mi me gusta mucho este tipo de veredas, pero son muy difíciles de hacer.

Hay un par de tramos donde he tenido que parar porque me mataba, las curvas muy cerradas y saltos de piedra bastante apañaos. Al final todo de narices, he parado en Lújar para repostar agua y la vuelta la he hecho por carretera hasta las bolas y de ahí por el parque eólicao para bajar a Garnatilla y para casa. Otra más de las buenas ¡

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s