De Alquería de Pera al infierno de Santapudia

Alquería de Pera

Aún con las piernas temblequeando, puedo decir que hoy un día más ha sido una de las rutas más difíciles que he hecho en mi vida, por los sitios mas alejados de la civilización estando bien cerca de ella y como anfitriona la noche que se nos ha echado encima en cuestión de segundos.

¿Que por donde empezar?, pues la verdad, por la primera parte de la ruta, esa parte que hemos hecho quedándonos sorprendidos por el estado del terreno, por el paisaje que hacía hoy, etc. Salimos de La Malahá en dirección a la rambla de taza para ir por prados verdes verdes hasta Escuzar, por algunas rampas que se hacen duras pero muy llevaderas. En Escuzar seguimos en dirección a Ventas de Huelma y pasamos por las Canteras, con sus pozas de fango y sus carteles de “como te caigas la espichas”. Pasadas las canteras seguimos por caminos con unos paisajes verdes que no me cansaré de repetir, impresionantes, hasta llegar a el cortijo de La Trini que hay que subir unas rampas que no son duras pero son largas, y se te hacen tremendillas, además, lo blando del terreno hacía que fuera más dificil aún.

En el cortijo de la Trini, a 1 km de Agrón, nos vamos entre la vegetación de la Sierra de Pera íntegramente de encinares, un paraje que es simplemente increíble.

Llegamos a la Alquería de Pera, un restaurante que hace tiempo estaba abierto, pero ahora no se si seguirá, supongo que si y de estarlo tengo que ir a comer que tiene una pinta increíble. De la Alquería seguimos subiendo hasta tocar cumbre en la Loma de las Piñas con unas vistas a la Sierra de la Mora espectaculares, te dan una visión de Granada, Sierra Elvira, Arana, Sierra Nevada y la mora panorámica, de 360º. Ahora viene una bajada larga y técnica que en un suspiro cruzas la sierra íntegra, al llegar abajo habrá que cruzar una valla para poder cambiar el sentido y seguir unos kms por la loma del girón hasta por pinares llegar a la rambla del barranco de la Burra, nuestra segunda parte de la ruta, la del infierno.

Y es infierno porque en un principio bajas rambla por tierra y tienes que hacer unos 4 kms. dando pedal duro por la rambla cuidando de no caerte por la tierra y dando pedal duro porque te quedas en el sitio. A los 4 kms. nos ha venido lo malo, había que bajar una pared de piedra con las bicis a cuestas, la noche amenazaba y para arriba no podíamos ir, así que como hemos podido lo hemos bajado, y seguir ha sido un infierno, barrancos, piedras, saltos increíbles, y cada vez más en el foso.

Después de 1 hora andando hemos conseguido salir y nos hemos vuelto a meter en la rambla, esta vez con un río crecido que nos ha hecho, a mi acabar con los pies mojados, barro por doquier etc, y el problema es que no podíamos salir de la rambla porque no había camino posible. Más adelante por fin hemos salido y ya de noche casi hemos tenido que subir la última púa casi sin ver y bajar por un sembrado sin ver ni una leche.

Al final y gracias a dios, hemos llegado a la malahá, yo reventado, con un cansancio mortal pero lo que hemos dicho Isaías y yo, HEMOS LLEGADO ¡¡¡ que era lo básicamente importante.

Para finalizar, recomiendo la sierra de pera, pero la rambla comienza divertida y acaba siendo un infierno ¡¡.

Otra más¡

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s