Del Collado Martín al Collado del Pino

Río Dilar

Hoy teníamos ganas de castigarnos y para ello hemos hecho una ruta durísima ya que entre lo que ya se sube de por si, hay que sumarle más de una hora y veinte andando por una vereda al mas puro estilo de enduro y barranquismo.

Habíamos quedado en la zubia Isaías y yo, como siempre que vamos para la zona sur con una temperatura no propia para esta época ya que el sol no picaba mucho. Nos vamos por el cortijo de Corvales con algún que otro centuria intentando adelantarnos con el coche haciendo el capullo.
Pasando capullos nos vamos a cumbres y seguimos para hervidero, espartera, puente de los siete ojos y llegamos a la cortijuela, donde paramos unos minutos a reponer agua porque al final, y como siempre, le dimos un buen meneo a las piernas para llegar en un santiamén.

Ahora comenzaba lo bueno, subir al collado Martín donde corta subida se hace muy exigente en algunos tramos de hasta el 22% en rampas tendidas, vamos, se pega un poco al lomo.

Una vez tomamos altura máxima del día (1880 m.) ahora nos quedaba bajar a las Chozas y por el sendero del sulayr nos vamos hasta el río Dilar con algunos tramos de poner pierna porque el terreno lo pide a gritos.

Llegamos al Río Dilar y comienza el espectáculo de la haza que hay ahí abajo, espectacular, río Dilar a tope de agua y el paraje increíble ya que dejamos el collado martín, chaquetas, cortijo las chozas, allí arriba, una pasada de sitio.

hacemos cotillos y seguimos por un sendero por el que comenzaremos a andar durante más de una hora y 20 minutos, que al principio se hace muy feliz, pero que al final yo acabé hasta las narices de sendero entre muchos factores que me hicieron que acabase hasta ahí mismo. El sendero tiene mucha piedra suelta, mucho barranco y es estrechísimo, íntegramente para senderismo. Si lo que te gusta es andar y ver paisaje este es tu sendero, las vistas son increíbles, el paraje espectacular, la fauna la leche y el clima perfecto. La única pega que llevas bici a cuestas durante todo este tiempo, que conste que quedas avisado.

Después del pateazo llegamos por fin al collado del Pino, yo pensaba que nunca llegaría porque estaba tela de cansado, pero llegamos y nos fuimos por un sendero saltando una alambrada que pensábamos que se acortaría pero que siguió siendo otro pateazo de otra media hora. Es mejor en el collado del pino seguir para arriba y llegar al cortijo del Espinar, al final se llega la mismo sitio y no sufres ná de ná.

Cuando ya por fin cogimos el carril del cortijo del espinar, ya fué bajada hasta La Magara en el río dúrcal y ya solo nos quedaba la súper ascensión a Prado Seco, que ahí si que tuvimos que parar a tomar algo porque el pateo había hecho mella en mis piernas y no podía tirar ni de mi alma.

Paradita de 10 minutos y ya por fin nos quedó bajar el camino de prado seco y llegar a la vereda que baja al barranco de Poca Leña para acortar. Cuidado con el principio de la vereda que es peligroso. El barranco de Poca leña lo han dejado que parece la A-92, se hace casi sin manos, antes tenía mas emoción.

Al llegar al final decidimos irnos por carril hasta gojar por el camino de la fábrica y buscar en gojar una fuente ya que la que hay al principio la han cortado y no tiene agua. En el centro de gojar hay una muy fresquita.

Por fin ya solo quedaba zubia y casita después de una ruta que tiene el único punto negro en el pateo de más de hora y media pero que no le quita su gran belleza y dificultad.

Otra más¡

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s