Cueva del Agua de Cogollos y Atalaya de Deifontes

Cueva del Agua

El reto de hoy era bien claro, acabar pronto y desayunar en Cogollos una buena saca de churros con chocolate, eh gandules ¡¡¡???

Pues como lo digo, parece que lo mejor del día haya sido ese pedazo de invitación que se ha marcado Isaías en Cogollos, anda que no estaba ricos después de subir a la cueva del agua, pa reventar¡.

Para este festín antes hemos tenido que quedar bien temprano, Isaías, Javier y yo a las 7:15, que con el cambio de hora es como si fuesen las 8:15, vamos, que nos ha venido de perlas. Salimos de Huetor para recorrernos en poco más de una hora Granada y llegar a Pulianas, donde por fin cogemos carriles, exactamente el camino de los leñadores que en sus primeros compases te corta el hipo y la cagalera a la vez, hasta subir a Nivar, donde por fin empieza a calentar un poco el día y nos desplumamos antes de subir el cuestarrón que llega a Nívar, menuda cuesta!.
De Nivar volvemos a coger asfalto y nos vamos a cogollos donde aún sin nada abierto pasamos y seguimos hasta el colegio mayor de la atalaya para unos kms. Después comenzar la “puilla” del día, la subida a la cueva del agua. Es de lo mas exigente que pueda haber en Granada, 5,9 kms y un ascenso de 700 mts., casi nada, en algunos tramos como el principio, medio y final hay algunas rampas que son realmente duras.

Una vez en la cueva del agua (no esta abierta al público), comemos algo y nos cruzamos con algunos espeleólogos que iban a meterse por otra cueva más abajo y nos han contado sus historias de la cueva del agua que quizá otro día seamos capaces de relatar, hoy no.

Para bajar la cueva del agua, volvemos lo andado, esta vez hacia abajo, y cuando llegamos abajo nos vamos a la Atalaya de Deifontes ya que ni Javier ni yo habíamos estado nunca, tiene narices que hayamos pasado unas cuantas veces y no hayamos estado…. En fin, estamos un rato, hablamos con un lugareño y continuamos nuestro camino hasta Cogollos, donde teníamos que decidir si asfalto para casa (había prisa y eran las 11 de la mañana) o irnos dirección chaparral, y en medio una churrería…. Ni te cuento cual ha sido la decisión, CHURROS¡, pues eso mismo, hemos echado nuestros 25 minutos de cascaera con churros y chocolate y al final decidimos con la panza llena volvernos por asfalto como no podía ser de otra forma.

Al final del día todo un triunfo la ruta y el desenlace, como no con el Ubago Team ¡¡ Enhorabuena ¡¡

Otra más!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s