Vereda del barranco del Rey y loma de las piedras

Peña de los Agujeros

El día hoy no era de esos días en los que apetece salir, y menos con el tute que nos hemos dado Javier, Isaías y yo, que ha sido olímpico por los desniveles tan bonitos que hay desde el cortijo de Manolo hasta peñas de los agujeros y de las piedras.

Salimos como siempre del punto de encuentro de Huetor y nos vamos por los túneles de la Sierra que por cierto, hoy estaban encharcados hasta la saciedad, a tal extremo que alguno se nos ha mojado el pié de más.

Seguimos por el colesterol para seguir la vera del río hasta desviarnos dirección quentar y a medio camino nos ponemos manos a la obra subiendo por el barranco de las cañas, justo por el cortijo del manolo donde las cuestas empiezan a ponerse feillas, además, Isaías hoy había comido titanio y estaba el tío que se salía el jodío, que ritmazo que ha marcado, dios mio¡¡.

Estas cuestas son tremendas y no tienen descanso hasta subir a la peña de los agujeros, donde ya arriba se descansa unos minutos para en breve ponernos a subir de nuevo la loma de las piedras, y esta sí, esta ha sido brutal, con desniveles del 25% con barro y la cuesta que no acababa nunca. Llega un momento en el que hay que desviarse a la izquierda por una veredilla para coger el camino que sube dirección alto de las 3 torres y hasta ahí que llegamos despues de un sufrido desnivel de unos 500 mts sin parar a un ritmo frenético.

Ahí a los pocos metros de bajada comienza el veredón del día, el del barranco del rey, una vereda que ya hicimos hace un par de años y que es simplemente espectacular. Aunque perdida ahí está, solo hay que encontrarla y disfrutarla. Cuidado con las cañas, los pinos y zarzas porque hay que tener 4 ojos para todo.

Después de unos 20 minutos de disfrute llega lo bueno, un subidón impresionante de nuevo para ganar altura y volver a los carriles embarrados donde la niebla nos ha pillado y ha llegado un momento en el que no sabía bien donde andábamos, y es que la niebla es traicionera como ella sola.

Despues de un ratillo de cuestas y mas cuestas cogemos por un sembrado una mini vereda que nos dejará por carriles (que ya hicimos en su dia) en la ermita almecía en lo que ya se preveía el fin de la ruta.

Solo nos quedaba volver (ya casi de noche) por ermita almecí, cortijos de belén, cenes y tuneles para vuelta a casa y de nuevo otra pedazo de ruta mas que nos hemos embolsado¡

Otra más!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s