Cerro de los Muñoces

Cerro de los Muñoces

Los muñoces, ese gran desconocido, traicionero e infernal monte de los que no muchos de los aquí presentes conocen y que guarda dentro de si unas cuantas trampas de las que salir no es nada facil para el ente aventurero.

El caso es que lo he dicho siempre, que ese montañaco nos tiene manía porque siempre que nos ponemos a investigar dentro de el siempre salimos medio muertos… que traicionero que es el puñetero.

Pues con todas las ganas del mundo hoy hemos salido Isaías y yo en busca de hacer muchas cosas pero que todo se resume en “Muñoces” y punto pelota.

Nos vamos desde la gasolinera de Huetor por el colesterol buscando pinos genil donde yo me acuerdo y pongo el GPS en marcha quitandole a la ruta esos 12 kilometrillos que son de llano pero que suman, como todo suman.

El primer susto venía ya, desvío a las puertas de pinos Genil, la subida del Cerrón, 580 mts en los que se suben 160 mts. casi nada casi nada, además, como creo que es indescriptible, solamente el que tiene ganas de probarse a si mismo sube por ahí, lo dejo en vuestro tejado.

Subimos con cierta maestría y técnica y del tirón nos ponemos en un pispas para comenzar con los líos. A la primera de cambio giramos a derecha para no seguir con la subida y nos vamos a investigar el carril de los almendros, que en sus primeros compases se hace bien y que poco a poco va perdiéndose el camino. Entre zarzas y aulagas retomamos la senda y encontramos una vereda que puede ser que no pase nadie desde la guerra civil… por lo menos.

Despues de este primer trago vendrían más, subimos por el carril un zigzag bastante llevadero y una vez arriba volvemos a coger otras sendas perdidas que no ha pasado nadie en años y volvemos a seguir entre aulagas, pinchos y encinas varias. Topamos con un barranco que para salvar hay que bajar 100 mts y luego subirlos de nuevo, para coger otra senda perdida, saltar un par de vallas de cortijos y volver al carril, para bajarlo, subirlo…. y así hasta que tu cuerpo se extenúa.

Despues de todo esto por fin y despues de veredas varias retomamos el camino de los pinares que es duro de cojones aunque parezca facil para subir hasta el fin del carril y coger la vereda que subirá hasta el geodésico donde echamos fotos con vacas variadas y en eso que isaías decide (yo lo secundo) de “tirarnos” literalmente por el cortafuegos con una pendiente que casi teníamos que ponernos los paracaidas.

Que cortafuegos con más narices¡. lo hemos hecho y del tirón, una pasada no apta para cualquiera, pensarlo antes de tirarse.

Despues de esto retomamos el carril que una vez finaliza el cortafuegos el carril mas abajo también finaliza y hay que volver a subir… un infierno con las piernas bastante castigadas del sube baja bici cuestas de la tarde.

Al final nos dejamos caer por la cuesta de las Cabras de Dúdar que por cierto, están arreglando y lo están dejando super bien, me alegro¡¡, ya lo subiremos otro día, seguro porque ya lo subimos una vez con hielo y nieve¡.

En fin, a la tarde solo le quedaba el asfaltazo hasta casa y una ducha bien calentita para curarnos el frío..

Otra más!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s