Calar de Güejar Sierra

Los Parapetos

La ruta del Calar de Güejar Sierra era otra de las rutas que le tenía unas ganas tremendas en bici, y como no ha podido ser en bici, pues ha sido andando, la cuestión es que la tenía que hacer porque me llamaba a gritos y cierto es que no me ha decepcionado nada de nada en cuanto a paisajes y dureza de ascenso hasta el mismo Calar.

Salimos Mon y yo de Güejar Sierra, exáctamente de la fuente de los 16 caños a unos 1160 mts de D+ y a los pocos centímetros ya estamos con unas pendientes brutales, yo creo que ha sido bajarnos del coche y ya andábamos subiendo pendientes de la leche.

Justo a los pocos metros de empezar nos encontramos con una pantaneta y a los poquísimos metros ya tenemos un poste señalizando que se sube a la izquierda, cuidado con no pasarlo.

Aquí ya viene el tramo duro, que son exáctamente 3,9 Kms en los que se suben 650 mts de D+, casi nada, y subiendo todo por vereda con mucha piedra suelta. La ventaja que tiene es que se suben muchas curvas y las curvas van haciendo que aunque a paso tranquilo, se suben sin mucho sufrimiento.

A mitad de camino nos encontramos con la Cruces de Güejar Sierra, imponentes justo encima de Güejar Sierra y hoy con un lustre que las hacía de paisaje de cine, todas unas vistas para disfrutarlas.

Seguimos en dirección a los Parapetos, a un km. aprox de las cruces y aquí si hemos parado un rato, a meternos por los pasadizos, por las trincheras, y de camino disfrutar del sol que hoy daba fuerte por esta parte y que en el resto de Granada daba bien poco.

Despues de este rato reviviendo lo que fué la guerra civil por estos lares, seguimos la marcha para afrontar la ultima púa, la del Calar de Güejar Sierra.

No se pasa justo por el Vértice, pero se queda a unos metros que hemos decidido ni pisar ya que estaba más bajo que el mismo calar, cosa rara.

Una vez tomada la cumbre, ahora viene el ascenso, con muchísimo barro y con mil pisadas de ganado que hacían el descenso ya de por si dificil que si le sumamos el pedregal que es mejor apaga y vamonos.

Este descenso finaliza en el collado de la Gitana, donde comienza otro descenso (es te si me lo he hecho en bici) que nos dejará en el coche. El descenso se disfruta mucho, ya que hay muchos tramos en los que las piernas se te van y casi que sales volando hacia abajo.

Antes de llegar al campo de futbol, donde está la ganadería nos encontramos con unos cuantos toros y vacas que nos estaban haciendo un buen placaje y que hemos tenido que sortear por un lateral, ya que habría sobre unas 60 ocupando el carril, y lo peor de todo que los ternerillos andaban por ahí sueltos…

Despues de esto y bajando por la vereda del campo de futbol nos encontramos con otro rebaño ahora de cabras que también nos ha hecho tener que sortear por un lateral el rebaño, ya que era muy extenso y el pastor nos ha pedido el favor de esquivarlo para no espantarlo mucho, ni 3 palabras mas se hace y punto.

Para finalizar nos quedaba bajar la cuesta de la pantaneta con los tobillos dando detras de las orejas para llegar al coche y festejar otra ruta más que hemos hecho.

Otra más!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s