Sierra de Loja

Charca del Negro

Hoy hemos salido muchos amantes de lo poco convencional, haciendo una ruta por Sierra de Loja que por cierto, es una de las sierras que mas me encandilan, por su paisaje lunar y por lo peculiar de su aspecto, impresionante.

Pues como ya he dicho, ibamos muchos, muchos amantes entre ellos los inseparables Jesu y Javier, el incomparable Antonio Aguilera, Pedro y Bárbara, dignos de admirar, Pedro, manolo “pelopincho”, y demás integrantes que si me disculpáis tanto nombre para un rato se me pasa.

Así que quedamos en Ríofrío para comenzar por el sendero de riofrío y del río salado en una mañana mas digna de estampa que hacía tiempo que de los anteriores días de nieblas y lluvia.

Pronto ya, al kilómetro comenzamos ya lo serio, subimos unas rampitas que nos hacen cruzar las vías del tren justo cuando uno pasaba (a todos les dió tiempo a echar foto menos a mi, vaya jodienda) y despues de saludos seguimos en dirección hasta el área de los Abades, donde tomamos carril de servicio y cogemos el primer platillo fuerte del día, la vereda de los enamorados.

Menuda vereda mas chula que nos han enseñado hoy, toda en subida con un paisaje espectacular, mucha piedra y al final su “escaloncito” para coger el carril. La vereda merece la pena al 100%.

Ya en el carril, camino de los pajonares y subida hasta el parque eólico y su central, que desde ahí ahi otra subida tendida hasta el desvío del charco del negro pero que nosotros tomamos dirección sierra gorda.

Carril y carril entre diferentes vistas de este paisaje lunar y entre cháchara para seguir cruzando majadas, cortijos y cazadores, muchos cazadores que hoy andaban de monterías y de cortijadas.

Nosotros hemos seguido camino hasta llegar al charco del cornillejo donde Pedro Bárbara creían que habría agua, pues su gozo en un pozo, al final racionamos el agua y hubo para algunos, si es que esta sierra se las gasta sin una fuente.

Despues de esto tendríamos una durilla ascensión que pasa por el charcho del nevazo largo y desciende a la majada del tio Asaduras, donde de nuevo vuelve a subir la cosa pero ya poco hasta el charco del negro.

La charca estaba hoy de lujo, agua clara… pero sigo sin encontrar los gallifantes, y el caso es que en riofrío me dijeron que ahí estan¡.

Para finalizar el día, Antonio y los Pedros nos pusieron el postre con un descenso de los que te ponen a prueba y si la superas es que de verdad te gusta el mtb.

El descenso es por una mini vereda en dirección al Cortijo Alcantar que te corta la respiración, pero es que luego en el barranco Zumbeón es la bomba. Ahí de tanto bote y piedra se me deshinchó la tubeless pero conseguí recuperarla y disfruté la vereda como un niño chico.

La vuelta la hicimos por la venta del rayo, la tajea y vuelta para riofrío. El festejo la pera, panzá de birras coño¡, y de postre… otra birra¡

Otra más!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s