Vereda del Barranco de los Castaños

Vereda del Barranco de los Castaños

Tal y como pongo en el nombre de la ruta, explosiva en referencia a la “veredilla” que nos hemos marcado hoy y que, gracias a dios, ha salido todo bien y ninguno le ha dado por hacer el chalao (va por ti manolo, jajaja) sin frenos ni nada de nada¡.

Pues como ya pongo arriba Manolo es obvio que por fin se ha dejado ver y se ha venido con Isaías y Javier a darle un poco de estopa sobre todo subiendo al collado de la Gitana, toma ya¡¡. Por cierto, que conste que en la foto que se ve subiendo iba ahí porque estaba esperando a Javier…

Salimos con una rasquita (diga lo que diga Javier yo tenía frío de cojones) y nos vamos rápido por el Colesterol en dirección a Güejar Sierra, donde por el camino nos cruzamos con un Made in Germany que nos ha costado pasar, que tio con mas …¡ al final le hemos explicado un par de rutas por donde ir y auf ridersen.

Una vez en Güejar llenamos agua algunos y nos ponemos manos a la obra para coger el desvío que nos llevará hasta el collado de la Gitana por asfalto (no hay otra) y que también te lleva al Alguacil, lavaderos, etc.

Para llegar al collado, hemos subido a un ritmo que a más de uno se nos iba a salir el corazón por la boca, pero lo hemos subido con nota, vamos, que en una hora estabamos arriba de sobra, además, con un rebaño vacuno que nos esperaba arriba de unas cuantas decenas de vacas saludando.

Ahora venía lo bueno, comenzamos por una vereda que no se ve ni donde comienza, pero que luego y entre huellas de vaca se va marcando el camino. Se baja un poco, se sube otro poco y ahí comienza un descenso entre piedras y con un desnivel muy muy elevado que harán de esta vereda el platazo fuerte del día. La vereda es una delicia para los amantes del descenso por vereda y dentro de lo que cabe no está nada mal. Es ciclable 100% hasta el barranco, y ahí existen un par de escaloncillos donde se apoya el pié que nisiquiera se saca, hasta el final donde ahí es mejor dejar la vereda para salirse al carril porque ya si empieza mucha piedra y la vereda se hace un coñazo.

Despues de la euforia y después de mi pinchazo, solo nos quedaba subir a la Trinchera y de ahí bajar por el riego a la carretera de Güejar. La aventura ha sido tooooda una experiencia fantástica, con veredas de las que nos encantan, todo un triunfo y con tiempo record.

Otra más!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s